Día 1 de enero

BELLEZA

Un estudioso de las artes recorrió el mundo, buscando la suprema belleza. Catedrales, museos, jardines y monumentos. Sólo logró descubrirla cuando sus ojos se embellecieron. Para ellos, a partir de entonces, cada rincón de la Tierra se hizo bello.

A cada instante, el observador crea, transforma y dota de cualidades extraordinarias a todo lo observado.

Día 2 de enero

VENDAVAL SANADOR

Cada noche, antes de cerrar los ojos, la pastora intentaba dominar el miedo a que alguna cabra se le hubiese escapado por el prado, alejándose de sus hermanas, que ya descansaban en el redil.

Cierto día, un fuerte vendaval de otoño arrancó de cuajo el techo que las cobijaba, y todas las cabras durmieron felices al amparo de las estrellas.

“Primero, el deber; después, el placer”, “cumplir antes que vivir”, nos dijeron. ¿Qué rayo tiene que caer para que se ponga cada cosa en su sitio?

Día 3 de enero

22 LOS IDIOMAS

Al loco del sombrero estrambótico, sólo lo logró curar el psiquiatra que le abrió la puerta portando también un sombrero estrambótico sobre su cabeza.

Para apuntarse al oficio de sanador es imprescindible un requisito: ser políglota emocional.

Día 4 de enero

TRANSMISIÓN DE 23 CONOCIMIENTOS

Era conocido por su capacidad para fabricar una pomada que curaba en pocas horas cualquier tipo de quemadura. El quemado debía llevarle un huevo de gallina con el que preparaba el ungüento sanador. Seguía la fórmula que le había transmitido su padre que, a su vez, había heredado del suyo.

Muchos años después, en un viejo baúl se encontró una carta en la que el mago de las quemaduras había escrito sus últimas palabras: “El ingrediente secreto de la pomada que preparaba era la enorme fe que, durante muchas generaciones, le atribuyeron. La infalibilidad de la fórmula fue construida por la misma gente con su mirada. La pomada sólo era una llave útil”.

El médico más prestigioso del mundo anima a buscar al verdadero curandero sanador que cada uno lleva en algún lugar de su interior.

¡Tú eres tu mejor médico! La curación surge desde dentro. La puerta de acceso está siempre disponible para aquel que desea sanarse.

 

COMPRAR

Copyright 2017 | COLOFON E-DITORIAL